Cuatro mercados de Navidad en Europa

Diciembre es el mes más propicio para visitar un mercado de Navidad o Weihnachtsmarkt

19 nov. 2018

Diciembre es el mes más propicio para visitar un mercado de Navidad o Weihnachtsmarkt: la presencia de varios días festivos nos permite hacer una escapada perfecta para acabar de encarrilar las compras de Navidad y paladear todo el sabor de una entrañable tradición europea.

Los mercados de Navidad o Weihnachtsmärkte tienen su origen en las antiguas ferias medievales que se celebraban durante adviento en la Europa germanoparlante. Sólo en Alemania se organizan unos 2.500, y atraen a más de 85 millones de visitantes. Los mercados tienen lugar habitualmente en la plaza mayor de los pueblos y ciudades, y consisten en puestecitos ambulantes que ofrecen deliciosas especialidades de comida local (salchichas, crêpes, frutos secos, dulces) y de bebida (ponche, licores y, sobre todo, el típico Glühwein: vino caliente con especias), así como objetos de artesanía y decoración. Muy a menudo se hacen actuaciones musicales, y también hay atracciones para los más pequeños.

Recorrer estos mercados es adentrarnos, pues, en la magia y el encanto propios de las fiestas navideñas, con el valor añadido de conocer más a fondo la cultura centroeuropea y su manera de festejar la llegada del solsticio de inverno. Veamos cuatro de los mercados de navidad más destacados:

 

Núremberg

En la bonita ciudad bávara de Núremberg tiene lugar el Christkindlesmarkt, uno de los mercados de adviento más antiguos de Alemania y posiblemente el más impresionante de todos. El centro medieval amurallado de esta capital se engalana con miles de luces y se llena de puestos que ofrecen pan de jengibre, Glühwein o salchichas a la parrilla.

 

Viena

Delante de la Plaza del Ayuntamiento de la capital austríaca se sitúa un enorme mercado que se llena de artesanía, lángos (masa de pan frita) y el indispensable vino caliente. Actuaciones corales de villancicos alrededor de un impresionante abeto o una pista de patinaje sobre hielo completan el animado panorama.

 

Estrasburgo

El mercado de navidad más antiguo de Francia tiene lugar en la villa alsaciana de Estrasburgo, que luce de manera especialmente radiante en estas fechas, orgullosa de su herencia alemana. Olores de especias, de canela, de muérdago, abeto y musgo llenan el barrio de Grande Île, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

Praga

Las calles, plazas y puentes de la capital de la República Checa son siempre merecedores de una visita, pero si aprovechamos las fechas de adviento para ir, nos encontraremos con algunos de los mercados navideños más pintorescos de Centroeuropa. Especialmente destacados son el de la Plaza de Wenceslao y el de la Plaza de la Ciudad Antigua.

 

Consulta estas y otras destinaciones en Mediviatges.