Siete islas paradisíacas donde perder el mundo de vista

islas paradisíacas, Holbox, Fernando de Noronha, Pemba, Rangiroa, Ishigaki, Redang, Lastovo

3 feb. 2020

 

Un viaje a una isla paradisíaca puede parecer un sueño, pero es una de esas experiencias que hay que hacer una vez en la vida. Por mucho que vivamos en un mundo globalizado, todavía es posible encontrar islas paradisíacas: rincones del planeta donde el tiempo se ha detenido, donde podrás disfrutar de playas vírgenes y naturaleza en estado puro y donde el reto de llegar ofrece una recompensa en la tranquilidad y la belleza que encontrarás en el destino.

En la búsqueda de la mejor joya escondida del planeta, hemos preparado un viaje por los cinco continentes y te ofrecemos a continuación un listado de siete islas paradisíacas, únicas y muy especiales, en las que podrás sentirte en un auténtico edén, dejar atrás el mundo y disfrutar de un merecido descanso y de la sensación de estar aislado del resto del planeta.

 

 

1.    Holbox, México

Holbox, Mexico

 

En Holbox, situada al norte de la Península del Yucatán, podrás experimentar la tranquilidad del Caribe mexicano paseando entre sus coloridas casas y sus calles de arena blanca, ya que la isla no está asfaltada. Su proporcionada oferta hotelera ofrece todos los atractivos naturales que hacen de Holbox una reserva de la biosfera: playas de ensueño, aguas transparentes y manglares, con una fauna que incluye al impresionante tiburón ballena, tortugas marinas y más de 150 especies diferentes de pájaros.

 

 

2.    Fernando de Noronha, Brasil

Fenando de Noronha, Brasil

 

Este espectacular archipiélago se encuentra a 350 kilómetros de la costa noreste de Brasil, y es un área natural protegida que cuenta con un número limitado máximo de visitantes. Declarada patrimonio natural de la humanidad por la UNESCO y ejemplo de desarrollo eco-sostenible, la exuberante naturaleza de la superficie y las fotogénicas playas desiertas de la isla se ven superadas por un lecho marino que se cuenta entre los mejores del mundo para hacer snorkel o buceo y forman parte de un parque nacional de más de 100 kilómetros cuadrados.

 

 

3.    Pemba, Tanzania

Pemba, Tanzania

 

La exótica isla de Pemba es una opción pensada para los más exploradores. Al norte de Zanzíbar, pero menos turística y, por lo tanto, menos explotada, en Pemba podrás visitar frondosas selvas donde observar una extensa variedad de flora y fauna tropicales, así como zambullirte en sus playas de aguas turquesas y corales vírgenes. Además, su ubicación privilegiada en la producción y el comercio de especias y su mezcla de población swahili, árabe y persa hace de Pemba un interesantísimo crisol de culturas.

 

 

4.    Rangiroa, Polinesia Francesa

Rangiroa, Polinesia Francesa

 

Rangiroa, uno de los atolones más grandes del mundo, fue definido por Cousteau como uno de los lugares más ricos y hermosos del planeta para hacer submarinismo. En este excepcionalmente bien conservado rincón de la Polinesia Francesa, en mitad del Pacífico, encontrarás opciones de alojamiento para todos los bolsillos (resorts de lujo, hoteles o pensiones familiares), desde donde tendrás un campamento base para ver su abundantísima fauna marina o bien visitar magníficas playas de arena rosa o blanca flanqueadas por hileras de cocoteros.

 

 

5.    Ishigaki, Japón

Ishigaki, Japón

 

¡Sí, en Japón también hay islas paradisíacas! Al suroeste del territorio insular principal, cerca de Taiwan, se encuentra el archipiélago Yaeyama, del que Ishigaki es la isla principal. Además de dar una vuelta en bicicleta por la isla buscando las mejores playas blancas y arrecifes de coral donde hacer snorkel o bucear, podrás hacer senderismo o kayak en su interior, donde hay bosques de palmeras, ríos con mangle y montañas cubiertas de selva. Vive un Japón totalmente diferente al que tienes en la cabeza y déjate sorprender por su desbordante naturaleza y su exótica cultura.

 

 

6.    Redang, Malasia

Redang, Malasia

 

Pulau Redang, situada en un parque marino que protege a más de 500 especies de peces y coral, es una isla cercana a la costa de Malasia que es conocida por tener alguna de las playas más bonitas del sureste asiático. Hacer excursiones a pie por las rutas marcadas que te permitirán conocer su frondosa selva, o explorar sus ricos fondos marinos son dos de las actividades imprescindibles para hacer en Redang, junto a disfrutar de su sorprendente gastronomía, que condensa lo mejor de la cocina del país.

 

 

7.    Lastovo, Croacia

Lastovo, Croacia

 

Finalmente, la prueba de que no hace falta ir a la otra punta del planeta para encontrar el paraíso se encuentra en la costa dálmata, en pleno Mediterráneo. Las aguas turquesas del Adriático y su arquitectura tradicional de piedra blanca son comunes a Hvar o Korcula, destinaciones croatas más populares, pero en Lastovo, una de las islas habitadas más remotas del país, reinan la paz, la tranquilidad y la naturaleza. Un paraíso minúsculo de belleza virgen, parque natural desde 2006 y abierto a los escasos turistas únicamente desde los años 1990.

 

Consulta el destino que más te interese en Mediviatges.