¡Aprovecha la Semana Santa para hacer una escapada muy floral!

Medivatges

22 feb. 2019

La Semana Santa es una de las fechas favoritas para hacer la primera escapada del año, después de un primer tramo del calendario que acumula muchas semanas laborables. Este año, su ubicación a mediados de abril supone una ventaja ideal para dejar atrás el largo y frío inverno y poder disfrutar de destinaciones donde la llegada de la primavera provoca un estallido de vida y color. 

Según la liturgia cristiana, las celebraciones de Semana Santa son variables cada año, ya que se rigen por el calendario lunar: el domingo de Resurrección es siempre el domingo posterior a la primera luna llena de la primavera. En 2019, la Semana Santa va del 14 al 22 de abril: una buena cantidad de días en los que la luz solar ya tiene por fin plena presencia, las temperaturas son cada vez más agradables y los campos se cubren de flores. 

Escapa de la rutina urbana, aprovecha para planear un viaje a algunos de los paisajes que mejor reflejan el espíritu de la primavera y llena tus sentidos de los colores y olores de la naturaleza.

 

Holanda

Los tulipanes, importados desde el Imperio Otomano en el siglo XVI, son uno de los símbolos de los Países Bajos. Desde mediados de abril, los millones de bulbos que se cultivan en amplias extensiones del país florecen y transforman el paisaje holandés durante esta Semana Santa en un mar de mil colores. Uno de los mejores enclaves para ver este impresionante fenómeno es Keukenhof, el parque floral más grande del mundo, situado cerca de la preciosa ciudad medieval de Haarlem y a sólo media hora de Ámsterdam. 

 

Toscana

Las suaves colinas y las encantadoras villas de esta región del centro-oeste de la península italiana presentan el escenario ideal para hacer una ruta y admirar el paisaje primaveral toscano en todo su esplendor. El verde de los cereales y las viñas, el amarillo de la soja y el rojo de las amapolas crean un elegante tapiz atravesado por carreteras que nos llevan de ciudades como Florencia, Pisa y Siena a pueblos como San Gimignano, Pienza o Montepulciano, donde, además, la Semana Santa se vive con una devoción especial.  

 

Japón

El hecho de que todo el país celebre la temporada de floración del cerezo (“sakura”) con el festival del “Hanami” (“observación de flores”) es indicativo de la importancia que tiene para la cultura tradicional nipona este precioso y breve período. Aprovecha esta Semana Santa para pasear por el Parque Ueno en Tokio o el Parque Maruyama en Kioto y observa cómo los japoneses organizan pícnics bajo las ramas florecidas de los cerezos, con la filosofía de disfrutar de la fugaz belleza de sus delicados pétalos rosados. 

* Si quieres viajar a Holanda, revisa el viaje que desde Mediviatges hemos preparado para estas fechas

 

Valle del Jerte

Más a mano, en el norte de Extremadura, se ubica el Valle del Jerte, donde cada año, al llegar la primavera, tiene lugar la “Fiesta del Cerezo en Flor”. El valle atrae a cientos de visitantes con su espectacular paisaje, que cuenta con más de un millón y medio de árboles florecidos. La belleza del Jerte, el patrimonio de ciudades como Plasencia, Trujillo y Cáceres y la riqueza de la gastronomía local hacen de esta zona una opción cercana y perfecta para una escapada primaveral esta Semana Santa.  

 

Madeira

Siempre es buen momento para visitar esta isla atlántica, de clima suave y sorprendentes paisajes, pero la Semana Santa es posiblemente una de las mejores épocas. En abril, las laderas de las escarpadas montañas y acantilados de la isla se llenan de colores, y Funchal, la pintoresca capital, organiza su “Festa da Flor”, una celebración multitudinaria que conmemora la llegada de la primavera con desfiles, actuaciones folklóricas, exposiciones y decoraciones de flores tropicales en las calles, en las casas y en sus famosos jardines botánicos. 

 

 

Consulta estas y otras destinaciones en Mediviatges.

MEDIVIATGES, S.A.U; NIF A-61443917; domicilio social: Passeig de la Bonanova, 47, Barcelona 08017; Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona, Volumen 30161, folio 16, Inscripción 1ª, Hoja B-166.754. Registro RTC: GC 000789